Seguro de Vida como herramienta de Planificación Financiera

A diferencia de otros países, en España tradicionalmente la comercialización de seguros, y más concretamente los seguros de Vida, ha sido vista con reticencia. Primero, porque a nadie le gusta pensar en que le pueda pasar nada malo y, más recientemente, porque la banca los ha impuesto sin ningún criterio ni miramiento. Y ya se sabe, lo que te imponen, genera rechazo…

Sin embargo, deberíamos normalizar su uso, enmarcado en una adecuada planificación financiera. Mis clientes así lo entienden. Y es que, ¿qué sentido tiene cubrir económicamente unos objetivos concretos (por ejemplo, estudios de los hijos) si no cubrimos un imprevisto que puede truncar la consecución de dicho objetivo?

Por ello, para desmitificar y quitar el miedo que, todavía, nos impone este tema, hoy vamos a analizar esta herramienta de previsión:

¿Qué es?

Contrato de seguro que, a cambio del pago de una prima, garantiza el cobro de un capital en caso de fallecimiento por cualquier causa. Opcionalmente, puede cubrir también invalidez (para trabajo actual o para cualquier tipo de trabajo), graves enfermedades o incrementar capital si la contingencia es por causa accidental.

¿Para quién?

Lo puede contratar cualquier persona entre 18 y 74 años, siendo el perfil “ideal” persona entre 30-60 años, con familia a cargo o personas que, sin tener familia a cargo, estén preocupados por las consecuencias económicas de sufrir una invalidez.

¿Por qué debería tener un Seguro de Vida?

  • Deja a tu familia cubierta ante posibles imprevistos que trunquen la economía familiar.
  • Puedes garantizarte un complemento a los insuficientes ingresos que, por parte de la Seguridad Social, cobrarías en caso de sufrir una invalidez
  • Es la mejor manera de asegurarte que tus herederos podrán continuar con el patrimonio que, con tanto esfuerzo, ha conseguido acumular tu familia.
  • Y, sobretodo, porque nadie se ha arruinado por contratarlo, pero numerosas familias han tenido dificultades por no tenerlo.

Eso está muy bien, pero…

  • “Ya tengo un seguro de vida con la hipoteca”: Efectivamente, muchos bancos obligan a tener contratado Seguro de vida al conceder una hipoteca, pero, por Ley, lo que no pueden es obligarte a contratarlo con ellos. Además, ese seguro beneficia al banco, no mejoraría la situación de tu familia. Compara lo que te cobra tu banco, con otras ofertas.
  • “Yo no necesito un seguro de vida. Soy soltero y sin  hijos”: Y ¿qué pasaría si el día de mañana tienes una enfermedad que te impida trabajar. ¿Sabes qué disminución de ingresos sufrirías? ¿Podrías pagar personal que te atienda en esas circunstancias?
  • “Mi marido/mujer se hará cargo de la familia si a mí me pasa algo” Si los 2 aportáis a los ingresos familiares, deberíais estar asegurados los 2 por la parte de ingresos que dejaría de percibir la familia. Los gastos son los mismos, y no es igual afrontarlos con un sueldo que con 2.
  • “Tengo mucho patrimonio, les dejo la vida resuelta” Para pasar tu patrimonio a nombre de tus herederos, éstos tendrán que hacer frente a un importante pago de impuestos. Con un Seguro de vida, el capital pasa directamente a tus beneficiarios, al margen del resto de la herencia, lo que lo hace ideal para dotarles de la liquidez necesaria para hacer frente al pago del Impuesto de Sucesiones del resto del patrimonio.
  • “Si me pasa algo, queda una pensión de la Seguridad Social” Sí, pero son insuficientes para seguir asumiendo los mismos gastos familiares
    • Viudedad:  cobraría un 52% de la base reguladora del fallecido.
    • Orfandad: 20% de la base, por cada hijo hasta que éstos cumplen 18 años
    • Incapacidad Total (no puede seguir en su actividad, pero sí en otra): 55%
    • Incapacidad Permanente Absoluta: 100%, pero insuficiente para costearse cuidados permanentes

En FinPlanner te hacemos un estudio gratuito de tus necesidades en este sentido. Porque, pese a estar convencidos de poder hacerte la mejor oferta, un buen seguro de vida no sólo es cuestión de precio, sino de saber ajustar las coberturas a tus necesidades reales .

Nos vemos en el próximo #CaféconFinPlanner

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.